fbpx

Claves para un proceso de cobranza eficiente

proceso de cobranza

Los procesos de cobranza son una parte fundamental de todo proyecto. Por esa razón deben tener un seguimiento especial con el fin de mantener un flujo de caja adecuado. Un flujo de caja problemático es una de las principales razones por las cuales un negocio fracasa.

Sin embargo, es posible remediar una situación negativa con una gestión empresarial y financiera óptima. Esto, además, te ahorrará mucho tiempo y preocupaciones en el largo plazo.

En este artículo vamos a indagar un poco en los procesos que los software de cobranza simplifican y ayudan a resolver y en algunas claves para mejorar la eficiencia en tu institución.

¿En qué consiste un proceso de cobranza? 

El proceso de cobranza consiste en una serie de estrategias que se llevan a cabo para optimizar los procesos de pago de los clientes. Incluye acciones definidas para evitar que las deudas se acumulen. Además de acciones para contactar a los morosos y solucionar su situación.

Se debe tener en cuenta que los cobros comienzan con la emisión de la factura y no cuando esta vence. Una actitud reactiva puede traer graves problemas que alargan los plazos de cobro de los negocios.

Durante este proceso, se contactan a los clientes tanto morosos como no morosos por distintos canales de comunicación para informarles sobre el estado de sus cuentas. Se ofrecen, además, las opciones de pago disponibles para que puedan normalizar su situación por medio de un software de cobranza.

El proceso, entonces, busca un punto medio entre cobrar rápido y mantener una relación óptima con los clientes.

Tipos de cobranzas 

  • Preventiva: busca evitar que los clientes se conviertan en morosos.
  • Administrativa: este mecanismo se activa cuando existe un retraso en los pagos.
  • Judicial: la última instancia dentro del proceso se lleva a cabo cuando el cliente moroso ignora las advertencias. En estos casos debe mediar un abogado para solucionar el problema.

Claves para eficiencia de los procesos de cobranza

Existen, afortunadamente, una serie de claves que pueden ayudarte a garantizar un proceso de cobranza eficiente y funcional.

Recopilar toda la información 

Para comenzar un proceso de cobranza eficiente es necesario recuperar la mayor cantidad de información posible sobre las cuentas. De esta manera, podrás saber cuál es la situación general de tu negocio para determinar una estrategia acorde.

Utilizar herramientas digitales 

Las herramientas digitales como los softwares de cobros permiten introducir la cobranza inteligente a casi cualquier tipo de negocio. Es probable que, igualmente, necesites más herramientas para agilizar el proceso. Estas incluyen la medición de los KPI de la web, la interacción en redes sociales y la automatización en los canales principales de comunicación.

Automatización de procesos 

Automatizar los procesos es clave para mantener un flujo de caja positivo. La mejor opción es automatizar la comunicación al igual que los procesos relacionados con la cobranza.

La comunicación continua y directa por medio de mensajes y recordatorios es un método probado para reducir la morosidad en un negocio. De esta forma, podrás recibir los pagos a tiempo y utilizar el dinero para crecer.

Educar e identificar a los deudores 

Los clientes deben estar informados sobre los pagos que adeudan y los pagos futuros. Es necesario mantenerlos al tanto con fechas de vencimiento exactas, distintas opciones de pago como virtual o presencial e incluso opciones para financiar sus deudas.

Informar a los clientes es un paso fundamental en cualquier proceso de cobranza efectiva para que tomen decisiones claras y puedan intervenir sobre su situación personal.

Por otro lado, la institución debe prestar aún más atención a los deudores para analizar cada caso en particular. De esta manera, es posible tomar medidas personalizadas para reducir el número de morosos.

Cuando se detecta una morosidad, esta debe ser informada al mismo tiempo que se comunican las consecuencias que le traerá y las soluciones que ofrece la institución a ese problema.

Medir los principales indicadores

Los procesos de cobranzas necesitan de un seguimiento constante basado en el rendimiento de los indicadores principales. Esto permite que el proceso sea modificado en caso que sea necesario en tiempo real.

Los principales indicadores para medir son el plazo promedio de las cobranzas, la antigüedad promedio de la deuda, el porcentaje de deuda vencida y el porcentaje de clientes morosos entre otros.

Con esta información podrás mejorar tu proceso de cobranza enfocándote en las áreas que más lo necesitan y no gastando recursos en las áreas que no los necesitan.

Conclusiones proceso de cobranza 

Como vimos en este artículo, mejorar los procesos de cobranza conlleva un gran esfuerzo. Sin embargo, es clave para mantener un flujo de caja positivo en una institución.

Todas estas claves se pueden aplicar de manera más eficiente utilizando un software como el que ofrece Cobromix. La plataforma te permite automatizar los cobros para aumentar las ganancias, reducir la impuntualidad y ofrecerles a tus clientes un servicio directo y profesional.

Submit your response

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


This will close in 0 seconds